Compartir

¿Por qué no le crean una página similar a Ecuador o a Bolivia o a Nicaragua, para no hablar de China y Rusia, y así destruyen la economía de estos enemigos del capitalismo?


Luis Fuenmayor Toro

La famosa página web se llama “dolartoday”; la traduje en el título del artículo simplemente porque quise hacerlo, ya que me empeño en tratar de hablar español, el lenguaje materno de los venezolanos, a excepción de los miembros de las etnias aborígenes, que tienen varios lenguajes diferentes al español, aunque en principio son venezolanos. Pero de este tema nos ocuparemos más adelante; en este momento no hay urgencia. Lo urgente sería sacarlos de la miseria y de la ignorancia en que se encuentran, acabar con la insalubridad que los afecta gravemente y con los atropellos de que son víctimas por las acciones de particulares y del propio Gobierno.

No existen los santos en la época actual y mucho menos en la Venezuela de Maduro, sin meterme en el problema de si su madre es colombiana o vietnamita; eso se los dejo a otros, más “iluminados” que yo al respecto. No hay santos entre quienes manejan o son propietarios del capital, ni los había entre quienes estaban al lado del monarca en la Edad Media o entre los senadores romanos. Tampoco abundan entre los obreros ni en las capas medias, como no abundaban dentro de los siervos de la gleba ni Espartaco, pese a su lucha, nunca fue canonizado. Es más, no sé si hubo realmente santos en el pasado o es un cuento de la Iglesia Católica.

No esperemos, por tanto, que los dueños de la página web “dollartoday” sean unos santos ni que estén procurando la fortaleza de nuestra moneda ni trabajando por un cambio justo. Recuerden que el único que puede hablar de algo justo es el Gobierno, pues todo lo que hace es justo: precios justos, como los ordenados recientemente por Maduro so pena de cárcel, una suerte de Dakazo pero con mercancías menos costosas. No podía el Presidente obrero irse sin imitar el Dakazo inventado por Chávez, para ganar una elección que la tenía perdida. Control de cambio justo, cambio diferencial justo, que les permita seguir acumulando riquezas con el acceso a dólares baratos, para cambiarlos en el mercado negro y regresar a seguir con la centrífuga.

Tiene el Gobierno también sus presos justos: todos quienes se le oponen y constituyen una amenaza a su permanencia en el poder y a la eternización de la revolución. ¡Dios nos libre! De tal manera, y para no seguir con estas divagaciones que, como el diálogo para el Gobierno, lo que han hecho es ganarme espacios en la escritura de este artículo, los dueños de Dollar Today pueden perfectamente ser unos pícaros, como los considera el Gobierno y el chavecismo en general. Pero verlo así es sólo ver la mitad o menos del problema real, pues quien en Venezuela tiene los dólares del petróleo y el libre acceso a los mismos es el Gobierno chaveco y no los señores de la página web señalada; éstos se apoderarán de parte de ellos luego, gracias al Gobierno.

En el otro extremo de esta contradicción dialéctica, para hablar en términos marxistas y ver si convenzo al PCV y al PPT, se encuentra el Gobierno, no el Estado, suplantado por Chávez y Maduro al extremo que ahora hablamos de la existencia de un capitalismo de gobierno y no de Estado. Esta nueva categoría es parte del legado del Faro y lo será de su velita seguidora. El también pícaro Gobierno controla los dólares que van al mercado y además el precio de los mismos. La grave limitación del monto de las divisas, en un mercado ávido de las mismas, presiona fuertemente para que los precios se eleven en el mercado paralelo o negro, como se le decía antes. Esto no es culpa de los “santos” o astutos dueños de la página antes innombrable; son otros los pícaros.

Adicionalmente, el BCV emite grandes cantidades de dinero inorgánico, sin respaldo ninguno, que devalúa al bolívar dizque fuerte de Chávez y le hace perder capacidad de compra, lo que lleva a que se requieran más bolívares para comprar cualquier mercancía: aceite, azúcar, papel sanitario, harina pre cocida de maíz, y por supuesto (expresión favorita de los periodistas y locutores de hoy) el dólar, que también es una mercancía sujeta a compra-venta. De esta aberración monetaria tampoco tienen la culpa los dueños de la página “Dollar Today”. Fíjense que todo aumenta, a pesar del “precio justo” gubernamental, pues hay también un mercado paralelo o negro para todas las mercancías, el cual no puede ser controlado por Maduro.

Todo aumenta de precio y no he encontrado las páginas web causantes de tan siniestra situación. Miren que he buscado y buscado para ver si los escuálidos han creado estas páginas, con miras a desestabilizar el Gobierno y derrocar a Maduro. Pensé que Leopoldo, que es un tipo inteligente y está desocupado y con mucho tiempo, las había creado, pero no, parece que no se les ha ocurrido sino con el dólar. No encuentro las web “corn flour today”, “toilette paper today”, “olive oil today”, “car battery today”, “sugar today”, “butter today” y paremos de contar; mucho menos las que corresponden a los pasajes de transporte, los teléfonos celulares, los precios hoteleros, y todos se han incrementado en forma exorbitante. ¿Entonces?

Habría que preguntarse también: ¿Por qué no le crean una página similar a Ecuador o a Bolivia o a Nicaragua, para no hablar de China y Rusia, y así destruyen la economía de estos enemigos del capitalismo? Decir que esa página está acabando con la economía venezolana es una necedad. Ya el solo control de cambio, cuando se lo mantiene por tiempo largo, genera la existencia del cambio negro. En esto los países del socialismo real tuvieron mucha experiencia y no había ninguna página web por detrás; es más no existía la Internet. Si además hay una tasa de cambio oficial doble (anteriormente triple), pues el desastre se agrava. Esta calamidad la vivimos en el pasado adecocopeyano, sólo que hoy es de mucho mayor grado.

SIN COMENTARIOS