Compartir

La hija del exministro de la Defensa, Raúl Baduel, denuncia un nuevo embate contra su padre, pues asegura que se encuentra aislado, incomunicado y no se le permite ver ni a su abogado ni a sus familiares


Andreina García Reina

“Baduel se ha convertido en una pieza incómoda para el régimen”, sentencia Andreina Baduel, una de los 12 hijos del general en retiro del Ejército venezolano, muy conocido por ser amigo y compadre de Hugo Chávez y por haber comandado la Operación Restitución de la Dignidad Nacional, que restauró el hilo constitucional tras el golpe de Estado de abril de 2002.

El próximo 3 de marzo de 2017 se esperaba un punto y final a la inhabilitación política y a la condena a siete años y 11 meses de prisión, por los cargos de sustracción de fondos públicos, abuso de autoridad y delitos contra el decoro militar, que pesan sobre el exministro.

Acusado por un faltante de cerca de 40 millones de bolívares fuertes o 9,3 millones de dólares —al cambio de la época de Bs. 4,30 por dólar— en su gestión como ministro de la Defensa entre 2006 y 2007, Baduel fue recluido en la cárcel militar de Ramo Verde durante seis años, cuatro meses y 10 días tras un juicio considerado por su hija como “injusto”.

El 12 de agosto de 2015 Raúl Isaías Baduel sale de Ramo Verde con una medida de libertad condicional con régimen de presentación cada 15 días, prohibición de salida del estado Aragua y de declarar a los medios de comunicación. El beneficio le fue concedido por la juez militar accidental, capitán Claudia de Mogollón, con mediación del defensor del Pueblo, Tarek William Saab.

El pasado 10 de enero Adolfo Baduel, otro de los hijos del general en retiro, denunció que la vivienda de su padre fue allanada por funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar y tres días después Néstor Reverol, ministro del Interior, confirmó que había sido revocada la libertad condicional concedida a Baduel por “incumplir con las condiciones impuestas para la suspensión de la pena” y aseguró que en el allanamiento habían sido encontradas pruebas que lo vinculaban con “actividades conspiradoras”.

“Todo es producto de que le tienen temor a Baduel”, dice Andreina Baduel en una exclusiva para “La Razón”.

¿Por qué condenan a su padre? ¿Por qué está preso nuevamente?

El juicio de mi papá fue un juicio amañado por órdenes de Hugo Chávez, quien a su vez recibió órdenes de Fidel Castro de que tenía que arremeter contra mi padre porque fue un hombre que nunca se prestó a quebrantar sus principios y convicciones democráticas. El 7 de mayo de 2010 fue injustamente condenado a siete años de prisión sin pruebas, sin nada, sin elementos para condenarlo. Fue injustamente condenado, sin embargo duró seis años, cuatro meses y 10 días en la primera detención injustamente preso en Ramo Verde, sin siquiera demostrarle culpabilidad alguna. El 8 de agosto de 2015, después de casi pagar esa condena, le otorgaron una medida de libertad condicional que no fue un favor, ni una concesión graciosa, porque a pesar de no ser culpable, ya desde los dos años y ocho meses le correspondía optar por medidas alternativas de libertad.

“Hay un nuevo proceso abierto por instigación a la rebelión y traición a la patria”

¿En qué consistía esta medida?

Tenía una medida restrictiva de confinamiento al estado Aragua, no podía salir de esa entidad. Tenía prohibición de declaración a los medios y tenía un régimen de presentación de cada 15 días en el tribunal de Aragua. El pasado 12 de enero, cuando le tocaba presentarse, y allí estuvo presentándose, le notificaron que le había sido revocada la medida y no dijeron más, sino que debía ser presentado en un tribunal en Caracas. Pero no fue así, no lo presentaron en ningún tribunal en Caracas. Hasta el momento no ha sido presentado por una nueva causa. Su injusta condena debe cesar el 3 de marzo de 2017. Él no ha sido presentado en ningún tribunal. Mi papá no incumplió esas injustas medidas que le pusieron, porque una prueba fehaciente de ello es que mi hermano estuvo y sigue preso y durante su prisión estuvo en Tocuyito (Valencia), y durante más de un año, mi papá no pudo verlo después de salir de la cárcel, porque no podía salir del estado Aragua.

¿No le han abierto otro proceso porque no lo presentaron frente a un tribunal?

Hay un nuevo proceso abierto, que fue la argumentación que usaron para el allanamiento de su residencia. Este nuevo proceso es por instigación a la rebelión y traición a la patria. Hasta el momento solo se ha suscitado el allanamiento y fue la argumentación para revocarle la medida por la causa anterior. Para revocarle la medida argumentan que él se ha estado reuniendo con personas de dudosa reputación. Lo que significaría que estaría atentando contra los intereses de la revolución.

Su abogado ha denunciado por las redes sociales que no ha podido verlo. Tampoco sus familiares. ¿Está incomunicado?

Intempestivamente arreciaron los embates en contra de mi papá. Desconocemos los motivos, desconocemos cuánto tiempo es esto. El abogado tiene cuatro días consecutivos intentando entrar a Ramo Verde y se lo han negado. La familia intentó el domingo, porque ese es el día de visitas, las familias tienen visitas de viernes a domingo. Hemos estado intentando y no nos han dejado. El abogado tiene visitas de lunes a viernes y tampoco lo han dejado. Desconocemos por qué este aislamiento, por qué esta incomunicación. La información que manejamos extraoficialmente es que está aislado, no le permiten hablar con nadie y que fuera de la celda donde lo tienen hay alrededor de 12 custodios que impiden que tenga contacto con los demás presos.

¿Recibe tratos vejatorios además del aislamiento y la fuerte custodia?

Lo que diga ahora es incierto. La única información que manejo es esa. Espero verlo cuanto antes porque como familia estamos preocupados. Sabemos que va a resistir porque ha sido un hombre valiente y fuerte durante todo este tiempo. Igual tenemos que saber en qué se basan para esta arremetida. Él tiene derecho a su defensa y a ver a sus familiares.

¿Es cierto que hubo un gran despliegue para su captura?

Fue un despliegue militar tremendo, como están acostumbrados a hacerlo con él. Cuando lo trasladaban a sus audiencias siempre hacían un despliegue descomunal.

Otra de las informaciones que se maneja es que no se encontraba en su vivienda al momento del allanamiento de su residencia, ¿es esto correcto?

Es así. No se encontraba en su residencia.

¿Dónde estaba?

Estaba en otro lugar.

¿Estaba realmente realizando reuniones?

No. Todo es falso. Todo eso es producto de que le tienen temor a Baduel, sabían que el 3 de marzo le cesaba la injusta condena que le han impuesto y le cesaba la inhabilitación política.

¿Tiene su padre suficiente ascendencia dentro de la Fuerza Armada como general retirado para generar este miedo en el Gobierno?

Más allá de ascendencia, tiene un aval que fue toda su carrera intachable, durante 30 años, en los cuales ocupó los cargos que le correspondían y fue uno de los primeros de su promoción.

La suspensión de la medida de libertad de Raúl Isaías Baduel se debe a que le acusan de haberse reunido con personas de “dudosa reputación”, lo que para su hija significaría que “estaría atentando contra los intereses de la revolución”

Otra de las cosas que se dice es que una vez llegó a Ramo Verde instaló el “puesto de comando principal de las acciones ciudadanas para el desconocimiento constitucional del régimen totalitario”…

Esa información se suscitó el viernes en la noche. Cuando salí el viernes en la tarde de allí no me dijo nada al respecto. No podría decirte más sobre eso porque no sé de dónde proviene esa información, porque no he podido hablar con él.

¿Cree que a su padre le ha salido caro haber protagonizado durante los sucesos de abril de 2002 la restitución de la constitucionalidad en el país?

Bien cierto eso que dices. A mi papá le ha salido caro ser un hombre inquebrantable en sus principios y valores porque no ha hecho más que defender la Constitución, tanto en actividad como militar, como luego de que pasó a retiro y recobró sus derechos políticos y civiles.

¿Cómo se siente él? ¿Cómo está de ánimo?

Cuando lo vi estaba bien. Mi papá es un hombre de mucha fe. Sigue firme en sus principios, valores y en su resolución de propósito de libertad y de rescate de la institucionalidad para Venezuela. La información que nos han hecho llegar, que es bien limitada, es que está fuerte, está bien. Orando mucho. Resistiendo como siempre.

¿Además de su hermano y su padre, hay algún otro miembro de la familia que esté preso o siendo perseguido?

Tenemos conocimiento de que están detenidos un sargento y un general. No tengo precisión de por qué los tienen detenidos, pero ayer le hicieron la audiencia de presentación al general [Ramón] Lozada Saavedra, también por los delitos de instigación y traición a la patria y al sargento aún no le han presentado en tribunales.

¿Piensan acudir a instancias internacionales para denunciar lo que ocurre con su padre?

Sí, el jueves Adolfo Baduel —uno de mis hermanos— y el abogado consignaron en la fiscalía de derechos fundamentales de los tribunales militares y en la Defensoría del Pueblo un documento denunciando todos los atropellos y la incomunicación a la que está sometido mi papá y asimismo pidiendo una prueba de vida.

Decía que los Castro están involucrados en lo que le ocurre a su padre, ¿por qué cree que desde La Habana se le quiere perjudicar?

Porque nunca se prestó y fue sumiso a violaciones de la institucionalidad democrática.

¿Confía en el sistema de justicia venezolano?

Confiamos en Dios, no en el sistema de justicia venezolano que actualmente es el brazo opresor del régimen. Confiamos en Dios.

¿Alguna de las personas que visitaban a Baduel en su residencia están siendo investigadas?

Es lo que comentaba anteriormente. Uno de los sargentos que están privados de libertad fue quien acompañó a mi hermana y a la esposa de mi papá a Ramo Verde el fin de semana pasado. Como gesto de solidaridad y apoyo a la familia estuvo acompañando a mi hermana y a la esposa de mi papá ese día y al regresar de Ramo Verde fue apresado junto a un coronel.

“A mi papá le ha salido caro ser un hombre inquebrantable”

¿Qué le decía su padre sobre todo lo que ha ocurrido? ¿El tiempo en la cárcel?

Mi papá siempre ha sido un hombre con mucha entereza. Un hombre que a pesar de que esa persecución no solamente ha sido para él, que sin duda ha sido una gran lección de vida porque lo que ha hecho es fortalecernos como familia y a él como persona y fortalecer su trabajo por Venezuela. Aún estando preso, aún estando mi hermano preso, aún con su familia bajo persecución, él está trabajando para rescatar la institucionalidad en el país.

Baduel fue uno de los militares que junto a Hugo Chávez, Felipe Acosta Carlés y Jesús Urdaneta Hernández hizo el juramento del Samán de Güere, pero no se alzó el 4F ni el 27N…

Es cierto eso que dicen, mi papá no se levantó. Siempre fiel a sus principios. Él quería que las cosas se hicieran apegadas al derecho. No sé si es un pase de factura, lo que sí es público, notorio y comunicacional es que Baduel se ha convertido en una ficha incómoda para el régimen.


Los dos Baduel tras las rejas

En el caso de su hermano, Raúl Emilio Baduel, ¿qué cargos le imputaron?

Mi hermano fue condenado en marzo del 2015 por agavillamiento, intimidación y otro cargo que no recuerdo. A pesar de que había evidencia de que lo agarraron sentado en una acera con una cruz que decía paz, fue condenado a ocho años de prisión. El venidero 3 de marzo se cumplen tres años injustamente preso. Ha pasado por cinco cárceles comunes y ha sido víctima de torturas, tratos crueles inhumanos y degradantes.

¿Puede decir lo mismo sobre su padre? ¿Ha sido sometido a tratos crueles, inhumanos y degradantes?

¡Por supuesto! No ha sido víctima de tortura física, pero qué más trato cruel e inhumano que incomunicarle y desaparecerle de manera como lo están haciendo y como lo han hecho durante muchas veces que lo incomunicaron durante la primera privación de libertad.

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO