Compartir

Sólo faltan los que asuman el liderazgo, teniendo prioridad los promotores de “La Salida”, y si no se atreven otros lo harán


Jesús Antonio Petit Da Costa

Estamos en el mejor momento para salir de esta tiranía comunista que nos ha impuesto Cuba valiéndose de un gobierno títere, porque: 1) Como lo he dicho varias veces, están dadas todas las condiciones objetivas para la rebelión, las cuales se agravan cada día: escasez, hiperinflación, moneda basura, desempleo masivo, deuda externa impagable, empobrecimiento general, inseguridad extrema, un país que se cae a pedazos. 2) Está dada la condición subjetiva principal: Maduro flota en el aire. Es extremadamente impopular. A menos del 15% llega el apoyo a su persona. Ni los chavistas lo quieren. Además carece de liderazgo militar. 3) El sostén político de Maduro era la MUD, un invento del genio estratégico de Fidel Castro puesto en práctica por Chávez después que la abstención masiva (85%) en 2005 ratificara que el pueblo persistía en su voluntad de rebelarse contra el régimen que se había hecho manifiesta en las calles de Caracas en 2002. La MUD fue inventada por Fidel en 2006 para que los infiltrados suyos en unión de los colaboracionistas usurparan el espacio de la oposición y, presentándose como tal, impidieran la rebelión sea civil, militar o cívico-militar. Con éxito cumplió la MUD esta tarea durante 10 años, pregonando que la salida debe ser pacífica, constitucional y electoral. Infiltrados y colaboracionistas traicionaron a la juventud que se sacrificó convocada por LA SALIDA en 2014. Traicionaron a los políticos que la convocaron. Rechazaron a los militares democráticos diciendo: lo peor para Venezuela sería una intervención militar para restablecer la democracia. Falsearon la historia nacional traicionando la memoria de los grandes líderes de la vieja democracia sosteniendo que  todos los golpes son malos, cuando los hubo buenos como fueron el de 1945 y el 23 de enero de 1958. Según ellos, Betancourt, Caldera y Jóvito fueron unos golpistas despreciables, porque participaron en rebeliones cívico-militares. Indujeron reiteradamente a la cobardía colectiva para excusar la suya: no queremos que haya muertos, no queremos que haya sangre. Toda una estrategia para que el pueblo no se rebele.

Hoy la MUD es un cadáver insepulto. Entre 2016 y 2017 fue desenmascarada por los acontecimientos, quedando en el aire junto a Maduro. En consecuencia, está vacío el espacio político de oposición que la MUD usurpaba. Es la oportunidad para emplazar a los políticos no-colaboracionistas (López con VP, Ledezma con ABP, Machado con VV, junto con los 15 partidos minoritarios) a que, unidos a los independientes radicales, asuman el liderazgo convocando al pueblo a la DESOBEDIENCIA CIVIL, que tiene plena justificación constitucional: 1) Contra Maduro por estar usurpando el cargo de Presidente de la República vacante o acéfalo desde el 9 de enero de 2017 cuando fue declarada la falta absoluta; 2) Contra el TSJ por estar constituido inconstitucionalmente al haberse declarado sin efectos el nombramiento de los magistrados electos en diciembre de 2015; 3) Contra el CNE por ser inconstitucional el nombramiento de sus miembros hecho por el TSJ en usurpación de la función de la AN.

Los emplazamos cordialmente en medio del clima internacional favorable por estas circunstancias: 1) La acusación contra el gobierno títere de colaborar con el terrorismo internacional; 2) Las medidas tomadas por el Gobierno de Estados Unidos contra el gobierno títere por narcotráfico y violación de derechos humanos; y, 3) Lo dicho por Almagro de que la aplicación de la Carta Democrática de la OEA al gobierno títere sólo depende de que cese el colaboracionismo de la MUD que usa para ello al Papa.

Señores no-colaboracionistas: esta es su oportunidad de ocupar el vacío de liderazgo que hay en el país. No la pierdan. Pero estén seguros de que si no actúan, otros lo harán. El autobús con destino al poder está en marcha. Tomen el volante haciendo parada únicamente en la estación Larrazábal II donde está llegando para que suban los militares democráticos. Si ustedes no lo hacen, otros tomarán el volante asumiendo el liderazgo que el país demanda en la presente hora.


 

SIN COMENTARIOS