Compartir
Florencio Porras

El exgobernador de Mérida propone una Constituyente para “refundar la República”. Porras, número 1 en su promoción de la Academia Militar (1985), pide “rescatar urgentemente al país”. “Hay que salir de estos cubanos que se inmiscuyen en todas nuestras cosas”


Myriam Mosquera

Florencio Porras, exgobernador del estado Mérida y uno de los militares que participó en el golpe de Estado del 4 de Febrero de 1992, afina detalles para materializar una reconciliación nacional, mediante un pacto social convocado por el propio pueblo. “Ese es el punto clave para salir de esta severa crisis que cada día la agrava más el Gobierno de Maduro”, aclara.

El rostro de Florencio Porras, magister en ciencias políticas, se hizo conocido desde su participación en el 4F y luego como dirigente del Psuv. Ahora se considera “un académico más”, profesor del post grado de ciencias políticas en la Universidad de Los Andes. Dice que se mantiene distante “desde hace algunos años” del actual modelo político que define como “decadente”. “Yo me retiré del Psuv en 2007, porque allí no hay democracia y no hay disidencia posible, eso no es lo que quiero”, sentencia.

Se califica como “opositor a ultranza de esta barbarie de Gobierno” y afirma no tener nada que ver con la MUD: “Yo enfrenté hasta a Luis Miquelena”, recuerda.

¿A qué se debe la actual situación del país, caracterizada por una dolorosa crisis para el pueblo venezolano?

Hay que tener claro que esta es una situación estructural que viene arrastrándose desde hace muchos años. Si nos vamos a lo económico, porque la gente le teme más a esto, la crisis viene desde el año 1978. Cuando fue candidato Luis Herrera Campíns tuvo como slogan “¿Dónde están los reales?”; luego, cuando ganó en el año 1979, dijo que recibió un país hipotecado. Nunca supo dónde estaban los reales, ni cómo es que recibió un país hipotecado. Desde allí se empezó a agravar la crisis. Desde allí para adelante, Venezuela ha estado es dando patadas de ahogado. Luego vinieron varios acontecimientos como El Caracazo, el golpe de Estado del 92 y así, para completar con los triunfos de Rafael Caldera y de Hugo Chávez.

¿Considera que desde el Gobierno de Chávez se afincó más la crisis?

Sí, fue más exponencial la crisis con Chávez. Algunos de los que lo conocimos fuimos bien críticos de sus propuestas para el país, fuimos fuertes con el presidente Chávez, pero él hacía lo que quería y se rodeaba solo de personas incondicionales. A quienes nos atrevimos a realizar críticas sobre lo que estaba pasando, nos entraron a patadas. Yo entregué el Gobierno en 2007, con la derrota del referéndum constitucional, y le hice una carta al presidente Chávez donde renunciaba al Psuv, diciéndole de manera clara que en ese partido no se estaba haciendo democracia y que así no era la llamada “Quinta República”, que más bien agigantaba la crisis, con un partido que solo hacía lo que Hugo Chávez quería. Allí no había discusión, ni respeto para la disidencia, entonces yo simplemente me retiré. Desde ese momento no he parado en mis críticas hacia este Gobierno. Yo siempre he tenido la mala costumbre de enfrentarme al poder, lo hago siempre. Lo hice hasta con Hugo Chávez y ahora con Maduro. El chavismo hizo un esfuerzo para hacer una “Quinta República”, eso lo reconozco, pero todo se desvaneció con las actuaciones de las personas desde el poder. He abierto una distancia por mis fuertes críticas y repito lo que dice la gente: éramos felices y no lo sabíamos.

¿Estamos ante un fracaso de las políticas económicas del Gobierno?

Sí. Aquí hubo mucho dinero, pero con las distintas devaluaciones se agravó mucho la situación. Yo por mi parte, intenté contribuir en consejos como gobernante de un estado, nadie agarró mis consejos, solamente el finado [Jesús] Aguilarte [Gámez], gobernador de Apure. Él nunca pudo culminar sus proyectos tampoco, porque también le entraron a patadas como a mí. Yo hice algunos diagnósticos para la gobernación de Aragua, para la del Zulia, pero la crisis fue indetenible y se agravó por el estilo de Hugo Chávez, donde a pesar de que se hacía planificación de las cosas, no se cumplía y se hacían grandes improvisaciones. Nunca se aceptaron las críticas. Hubo improvisación permanente. Ahora con el Gobierno de Maduro, con una irresponsabilidad muy grande, no asume nada, lo que hace es hablar, acabar con el equipo de producción, con los empresarios. Agravó todo y avaló todo, hasta la corrupción, el narcotráfico, con un cinismo a millón. Este Gobierno le echa la culpa a todo el mundo, al imperio, a la burguesía, a cualquier estupidez que se les ocurre. Hace falta ver cómo está cualquier rincón de Venezuela: todo está feo, sucio, paupérrimo, calles destruidas, sin luz, sin comida, sin servicios, con personas deambulando de un lado a otro, en condiciones adversas, sin calidad de vida, en fin. ¿Cómo puede llamar a esto? Esto es un gran fracaso, una gran estafa a la nación completa.

¿Qué opina usted de los “Clap”?

Es un mecanismo de control y de corrupción. Los venezolanos más bien “chillan” por lo económico, lo ético pasa a un segundo plano. Al venezolano pareciera no importarle mucho tener un Gobierno corrupto y con dirigentes metidos en el narcotráfico. A la gente no le importa que el narcotráfico haya penetrado el poder. Y ni siquiera le preocupa que la corrupción llegue a los “Clap”. No le importa al venezolano que un pobre explote a otro pobre. No entiendo cómo algunas personas, no sé si por buena fe, dicen que los Clap son la solución. Esto es absurdo, esto pudiera ser en una verdadera emergencia nacional, como una guerra, el resto es corrupción.

¿Considera que el “carnet de la patria” fue concebido para identificar y beneficiar a los seguidores del Gobierno?

Claro que sí. Hay mucho populismo con este carnet.

¿Usted ya se sacó el “carnet de la patria”?

Eso es un chiste… Me da mucha risa. Ni loco lo haría. Tanto que se burlaron los chavistas de la tarjeta “mi negra” de [Manuel] Rosales y ahora la toman de modelo. No me saco esa cosa ni que me obliguen.

¿Ha fracasado la “revolución bolivariana”? ¿Fracasó el movimiento militar insurgente del 4 de Febrero de 1992?

Claro que sí, esto no es ninguna revolución y menos bolivariana. Estamos ahora en presencia de un presidente que se cree un emperador, una persona que hace lo que le da la gana, que no quiere rendir cuentas. Esto no puede ser y no se puede aceptar. Esto tiene que ser superado, lograr una nueva república, no una caricatura. Hay que rescatar la institucionalidad, por eso trabajamos en una Alianza Nacional Constituyente. Tenemos que rescatar urgentemente a este país. Hay que salir de estos cubanos que se inmiscuyen en todas nuestras cosas. Por eso es que no entiendo de qué patria se refiere este gobierno de Maduro. Yo le insisto a mis antiguos compañeros de lucha, los pocos que me quedan, porque me han satanizado por decir las cosas claras, les digo que no me oigan a mí: si tienen rabia, odio, que se lean con cuidado nuevamente el documento que hicimos cuando nos levantamos en armas para cambiar al Gobierno. Hicimos un diagnostico del país, nuestra motivación fue buena, de cómo salir de ese laberinto, de la forma de hacer una Constituyente para salir de estos vicios. Así como la propuesta de Hugo Chávez para salir de la crisis, pero luego fue una burla, una estafa, no se cumplió nada de lo prometido.

¿Los militares del 4F se han enriquecido en el poder? ¿Hay alguno de ellos que esté limpio?

Yo soy un limpio. Así también hay muchos soldados que participaron en el 4F-92 y ahora anda deambulando sin trabajo, ni comida.

¿Usted cree que la Constituyente es el remedio a la crisis?

Sí lo creo. En eso andamos y le invito a revisar en nuestra página web sobre todo lo que estamos haciendo. Yo asumo que los ciudadanos deben jugar su papel en todo esto, asumir las consecuencias y dejar a un lado a un mesías que le resuelva la situación. Esto siempre se lo recalco a mis alumnos del post grado de ciencias políticas en la ULA.

NARCOTRÁFICO Y EL GOBIERNO

¿Es Chávez un héroe nacional?

Yo no estuve tan cerca de Chávez como dicen. Lo que sucede es que han querido inventar una fábula con lo que pasó el 4 de Febrero de 1992, todo es una gran mentira. Yo sí estuve allí y sé muchas cosas desde que estuve en la cárcel. El Gobierno construyó un héroe, porque es parte de los inventos. A estos militares no les gusta meterse mucho conmigo, porque saben que yo sí sé qué hicieron, tengo una gran lengua, sé sus comportamientos y hasta después que salimos de la cárcel. Pero todo lo que se creó con esta revolución bolivariana es falso completamente. Yo no soy fiel y devoto de eso que llaman chavismo. Hugo Chávez fue simplemente mi amigo y lo respeté, aunque al final me cayó a patadas y yo le dije: váyase con esos bandidos a un lado. Hugo Chávez sabía muchas cosas malas y el narcotráfico tuvo mucho tiempo en el Gobierno; para que no me metieran en ese saco, me salí.

¿Está de acuerdo con la consigna “aquí no se habla mal de Chávez” que ha propuesto el capitán Diosdado Cabello?

Esto me da risa. Cualquier cosa que diga este teniente me resbala, y no le digo capitán porque no lo es. Él sigue siendo un teniente y esos ascensos que han hecho son inconstitucionales. Hubo una intención de ascender a todo el mundo, incluyendo a algunos del 4 de Febrero, menos a Urdaneta Hernández, Joel Acosta y otros que no se han quedado callados ante lo que aquí pasa. Estos señores como Cabello, se regodean con estos ascensos y más bien parecen unos disfraces vestidos de militares. Eso es cosa de ellos, que se sigan cayendo a mentiras. Los únicos que no hablan mal de Chávez son poquitos. Mira por todo el país y verás como hablan.

FLORENCIO PORRAS: “YO BOTÉ A SAMARK LÓPEZ”

¿Considera que las sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos contra Tareck El Aissami y Samark López son una agresión de imperio?

Agresión del imperio es parte de la retórica para entrar en defensa. Maduro desde el año 2015, cuando salieron a relucir estas denuncias, dijo que eran agresiones del imperio. Ese día recogieron firmas, una gran mentira para la población. Pero si el Gobierno está tan ofendido, que en un acto público denuncie, pero no se atreve a nada. Ponen a la gente del pueblo, como borregos, a gritar consignas contra el imperio, porque le quita oportunidades a sus personeros de seguir haciendo “shopping” en los Estados Unidos.

¿El Aissami y su presunto testaferro Samark López se han enriquecido con la “revolución” o siempre han sido ricos? ¿Conoce usted directamente el origen de ambos en su condición de exgobernador del estado Mérida?

No sé si son narcotraficantes o no, pero debería El Aissami viajar a los Estados Unidos para defenderse de esas graves acusaciones. Yo boté de mi gobierno a Samark López; llegó en un burro a la gobernación, no tenía bienes de fortuna, ni nada que se le parezca. Yo simplemente le dije fuera de aquí por problemas de índole interno en la gobernación, pero su nombre apareció de la noche a la mañana como el comprador de la Cadena Capriles. No sé de dónde sacó tanto dinero. No entiendo cómo alguien sin nada de dinero, ahora es un potentado. ¿Será que tenía bienes en los Estados Unidos y nadie lo sabía? No entiendo cómo es el dueño de la empresa que suministra los productos Clap en el país. No entiendo nada. El Aissami es de una familia de clase media, como lo soy yo y a lo mejor lo eres tú, pero ahora es dueño de manzanas de propiedades aquí en Mérida. Eso lo saben los de aquí. Yo conocí a El Aissami desde sus inicios en la ULA en el año 92, conocí a su modesta familia en Mérida. Ahora El Aissami se hizo mi enemigo, pero yo sé de donde viene. Yo iba a su casa, conocí mucho a su hermana y su mamá. ¿No entiendo de dónde es dueño de tantas cosas?

¿Fue convincente la carta pública de El Aissami dirigida al director de la Oficina del Tesoro de Estados Unidos?

No lo creo. Él debería ir a los Estados Unidos para defenderse. No se puede aceptar así que a uno le digan narcotraficante. Yo creo que a los únicos que convenció fue a los del Psuv. Debería explicar cómo pagó esta página en un diario de los Estados Unidos. Yo apoyaría a Tareck si va a los Estados Unidos.

¿Desde el Gobierno se brinda protección a El Aissami y su presunto testaferro? ¿A qué se debe la actitud complaciente del Gobierno con la corrupción?

Desde el poder están afianzado estas cosas, pero esta pregunta hágasela a ellos, no a mí.

“A BADUEL LE TIENEN MIEDO”

¿Hay ensañamiento del Gobierno de Maduro y particularmente del general Padrino López contra el general Baduel? ¿Qué se le cobra a este militar?

Pues claro que sí, pero Baduel cosecha lo que sembró. A lo mejor le tienen mucho miedo. Hay un uso de la justicia contra la disidencia. Desde que Baduel se enemistó con Chávez, pasa esto. Pero aquí hay otros militares también presos. Tenemos el caso del general [Ángel] Vivas, que tiene tres años preso en su propia casa, pero aquí nadie habla de eso.

¿A usted lo han amenazado?

Sí, pero saben dónde encontrarme. Yo no me engaño. A lo mejor con esta entrevista me inventan cualquier cosa, pero usted periodista me tiene que prometer que me visitará en la cárcel. Yo asumo responsabilidades, especialmente en mis críticas a la actual situación. La gente habla mucho y no hace nada.

¿Cómo se explica que militares muy cercanos al líder anti-imperialista Hugo Chávez hayan fijado su domicilio en Estados Unidos, como es el caso de los tenientes Rafael Isea y Alejandro Andrade?

Lo que tienen es que ubicarlos y reponer estos casos en la justicia, como el de Andrade e Isea. Pero hay otros y muchos de ellos metidos en grandes guisos.

¿Cómo vislumbra usted el desenlace de toda esta situación que vive el país? El capitán Diosdado Cabello ha dicho que la “revolución” chavista “jamás ni nunca entregará el poder”…

El teniente Cabello puede decir cualquier cosa, pero aquí viene una transición, un nuevo Gobierno. Y veo la Constituyente en el camino. Aquí hay puro caradura en este Gobierno. Este Gobierno sí sale, lo tumban como sea. Ellos saben que no pueden salir de Venezuela y deben conservar el poder, pero tendrán que pagar el mal. Muchos dicen “moriremos con las botas puestas”, pero es muy fácil decir cualquier cosa. Muchos han demostrado la cobardía que los aborda.


“No hay ambiente democrático”

¿Ha visto la serie “El Comandante”?

Sí, con algunos inconvenientes, he visto 19 capítulos por internet. Es una buena telenovela, pero está alejada de muchas cosas reales. Se pretenden muchas cosas de caricatura, como el personaje de Diosdado Cabello y la representación de Chávez que lo ponen de lo peor, como un gran mujeriego. Eso no es así.

¿Aspira postularse nuevamente a la gobernación de Mérida?

No tengo una aspiración política actual. Ando es mis funciones académicas, en mis clases de postgrado, en mi doctorado.

¿Ve salida electoral?

Por lo que dice el Gobierno, no hay ambiente democrático. Tenemos un CNE amañado, que es una oficina del Gobierno. Vamos a caer en el mismo circo y la oposición lo sabe. Muchos dirigentes de la MUD le hacen el juego al Gobierno. Lo único democrático, y hasta ahora pacífico, es una Constituyente originaria, todo lo demás es una farsa.

¿Estaría dispuesto a pagar lo exigido por el Gobierno para sacarse el “pasaporte exprés”?

Mi pasaporte está al día, esto del pasaporte exprés es un nuevo foco de corrupción.


 

SIN COMENTARIOS