Compartir
Alfredo Padilla

“Las necesidades vitales de los ciudadanos se siguen violentando por las malas políticas de este Gobierno”, dice el director de economía popular del Instituto de Altos Estudios Sindicales


Myriam Mosquera

Alfredo Padilla, director de economía popular del Instituto de Altos Estudios Sindicales y coordinador del área social en la MUD, afirma que el tema de la llamada “guerra del pan” es un nuevo fracaso del Gobierno de Nicolás Maduro. No obstante, en su opinión, es también irresponsable acabar con las panaderías del país, pues son “una tradición europea que los propios venezolanos conocen y apoyan, por su servicio en Venezuela”.

“Ahora las panaderías se convirtieron en el nuevo centro de batalla de este Gobierno y a mí me parece más bien cómico que se hable de una guerra de los panaderos”, señala.

¿Qué está pasando con el pan? ¿En qué consiste la “guerra del pan”?

Las necesidades vitales de los ciudadanos se siguen violentando por las malas políticas de este Gobierno, que más bien responsabiliza a cualquiera de su fracaso, tomando en este caso a los negocios de las panaderías como hizo con otros negocios anteriormente para meterles mano y llevarlos al fracaso. Eso puede ocurrir con las panaderías.

El pan resulta de insumos importados y es el Gobierno quien otorga los dólares y cada vez son menos las divisas para este fin, pues el propio Gobierno las destina para lo que le parece. Por eso tenemos insuficiencia del pan y cada vez es más costosa su producción. Las panaderías tienen que hacer otros productos para poder sustentar su negocio.

¿Quién se encarga de abastecer de materia prima, especialmente harina, a las panaderías?

El Gobierno es quien se encarga de esto. A los molinos han dejado de darle el trigo para hacer pan y por eso estamos así. Las colas se producen por la escasez y el Gobierno atribuye a maniobras de una llamada “guerra económica” del panadero. Todo el tiempo el Gobierno trata de buscar un culpable y nunca dice que es culpable de nada. El Gobierno expropió de todo y ¿qué pasó? Se convirtió en un verdadero fracaso. Pasó con el ganado, la leche, las cabillas, el cemento, los productos agropecuarios y ya vemos como todo está quebrado. Fueron intervenciones que llevaron al fracaso total de este Gobierno. Ahora tenemos menos producción por culpa de esto.

¿Hay panaderías que no venden a precio regulado como dice el Gobierno? ¿O revenden la materia prima?

La regulación de los precios no permite la producción. Si se ponen precios por debajo de su costo real no hay producción y de allí viene la escasez. Por eso vemos escasez de todo. Acabaron con la vida económica del país. Antes un buhonero compraba y vendía en cualquier redoma a precios accesibles a la población, ahora ese mismo buhonero tiene precios altísimos por culpa de esta mafia que tiene el Gobierno y que lo quiere controlar todo.

¿En qué ha consistido la intervención de las panaderías por parte de la Superintendencia de Precios Justos?

Esto es más grave aún todavía. Las panaderías se las dieron a grupos violentos afectos al Gobierno, que no saben nada de elaboración de pan y no cumplen ninguna medida sanitaria, en perjuicio de todos los ciudadanos. Se está viendo que ahora los grupos violentos intervienen en el trabajo formal de los negocios, esto ha acelerado una gran incertidumbre en los empleados y dueños de locales comerciales. Hay un malandraje en todas partes. Muchos ya no tienen empleos, porque no se sabe ahora quién va a pagar los salarios. La intención de este Gobierno es arruinarnos, arruinar también a las panaderías.

En la avenida Baralt los vecinos intentaron retomar una panadería intervenida, porque se sienten afectados por las políticas del Ejecutivo. El Gobierno responde que se trata de una acción desestabilizadora de la derecha, ¿Cuál es su opinión?

La gente ha visto y se ha dado cuenta que la poca producción de pan existente se la están llevando estos grupos violentos y que para los CLAP. Eso no lo conoce ninguna persona del sector y entonces los vecinos han salido en la defensa de los negocios. También se sabe que nuestras panaderías son un gran aporte de las colonias italianas, portuguesas, de una migración que trabajó mucho por este país. Era común hacer reuniones en las panaderías para tomar café y comerse un pan, ahora eso está también acabado. Ahora los colectivos llegan y pelean con los clientes tradicionales de los negocios. De un lugar de convivencia se convirtió en un lugar de batalla. ¿Hasta dónde llegará esto? No lo sé, creo que las federaciones que afilian a las panaderías deberán encargarse con seriedad de este nuevo y grave problema para el país. Aquí el que tiene un negocio, sea trabajado, heredado, se va a quedar sin nada. Se están violando todos los derechos a la propiedad contemplados en la Constitución venezolana. El propio Gobierno se está desestabilizando.

 

VANDALISMO DE ESTADO

¿El Gobierno está obligando a las panaderías entregarle parte de su producción a los Clap?

Eso es lo que dicen, pero aquí hay muchas panaderías que están en plena producción y las quieren intervenir esos grupos de malandros. La gente no está de acuerdo con esto, porque ni siquiera se sabe a dónde van a parar los panes en este momento. Nos quedaremos sin comer pan.

¿Están funcionando las panaderías socialistas? ¿Por qué fracasaron las areperas socialistas?

Ellos le pusieron el nombre socialista a todo y es realmente un fracaso lo que hacen. Lo que construyen lo arruinan. Esto es una desgracia de ruina.

¿Lo que están viviendo los venezolanos es socialismo? ¿Es el mismo socialismo por el que usted siempre luchó toda su vida o estamos viviendo un desprestigio del socialismo?

Estamos viviendo un vandalismo de Estado. En nombre de Bolívar quieren hacer lo que les da la gana. Hay un gran desprestigio con este socialismo que no es nada de eso.

¿Cuáles son los beneficios de poseer el llamado “carnet de la patria”? ¿Funciona este instrumento o es una estafa?

Nadie está obligado a sacar eso para ser un ciudadano, pero a muchos se lo quieren pedir para poderlos controlar políticamente. Sería el colmo que nos pidieran un carnet de la patria para poder comprar unos cauchos o lo que se necesite. El carnet de la patria es una amenaza tanto en el sector público, como en todo el país. Aquí lo que viene con ese carnet de la patria es bájate de la mula y te doy lo que quieres.

¿Qué opina de los Clap? ¿Benefician al pueblo?

Lo que debería beneficiar al pueblo es que uno vaya a la bodega de la esquina y compre lo que quiera y lo consiga sin problema, como estábamos hace años. Uno iba a un supermercado y escogía las marcas que le provocaba. Ahora eso es un suplicio, no se consigue nada y todo es una cola.

¿Qué porcentaje se beneficia de los Clap?

Un bajo porcentaje, pero el Gobierno dice que es un 70 por ciento. Si seguimos así lo que viene para Venezuela es la hambruna pareja. Ya tenemos más de tres millones de personas comiendo de la basura, esto es muy alarmante. Aquí la mayoría estamos arruinados, empobrecidos y quebrados en nuestros negocios.

¿Hay corrupción en los Clap, tanto a nivel de distribución como a nivel de los grandes importadores de dichas cajas?

Lo que sucede es que los Clap se lo otorgan a quien les parezca y eso se presta a mayor corrupción. Ya hemos visto cómo le sustraen productos a las cajas. Hay muchísimas denuncias, aparte de productos de baja calidad.

La corrupción viene porque usted tiene la ventaja de importar con dólar preferencial (a 10 bolívares) y lo vende a mercado libre. ¿Eso no es corrupción? ¿Cómo se llama eso? Por eso hay tanto multimillonario dentro del Gobierno, hay un negoción con eso de la importación de alimentos. Por eso vemos marcas mexicanas, panameñas y de otros países, el negocio redondo, pues. Los cercanos al Gobierno son los que tienen los dólares preferenciales y aguas abajo impera todo el sistema de corrupción hasta el último ciudadano que maneja los Clap.


“Necesitamos elecciones”

¿En qué consiste su labor en la MUD?

No puedo hablar en nombre de la MUD. Estoy allí en tareas sociales. Mi misión es estar con las relaciones de la sociedad civil organizada y los partidos. Necesitamos el apoyo mutuo. Yo estoy integrado a esta tarea que se inicia, trabajo con la sociedad civil para las acciones sociales.

¿Ha perdido fuerza la MUD? ¿La mesa de diálogo le hizo perder el capital político a la MUD?

Yo no puedo hablar por la MUD. Nuestra tarea es rescatar la democracia y los partidos son fundamentales en esta lucha, junto al trabajo de la sociedad civil. La política es como una montaña rusa, puede ser que ahora no sea tan animosa. Lo importante es que la sociedad está movilizada y la política sube y baja. Estoy comprometido con mi trabajo actualmente.

¿Está de acuerdo con que la oposición se dedique a los precandidatos presidenciales, con tantos problemas que hay en el país?

Hay una diversidad de criterios políticos, eso se da en una democracia. La participación masiva es necesaria para fortalecer la democracia. Necesitamos elecciones, son hechos políticos. Los ciudadanos debemos unirnos a pesar de las diferencias. Los partidos tienen sus criterios y hay que respetar, debemos dejar a un lado la polarización para seguir adelante. Necesitamos de la unidad para tener más estabilidad.

¿Es correcto que el presidente del CNP, que es una asociación gremial que abarca afiliados de todos los sectores del país, sea directivo de la MUD?

Tinedo Guía está cumpliendo conmigo el trabajo social. Coordinamos lo que son las relaciones entre la sociedad y los partidos políticos.

¿La MUD participa en la lucha social?

Claro que sí, estamos trabajando en la lucha social.


SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO