, ,

Jesús Rojas: “Hoy en día es horrible hacer mercado”

“Una contracción del PIB va a traer como consecuencia más hambre, más penuria”, afirma el economista

Jesus Rojas

“Han estado maniatando a esta economía con medidas que sabemos que no han servido”


Enrique Meléndez

 

El economista Jesús Rojas afirma que se espera en noviembre otro aumento de sueldos y salarios por el orden de 60 % y que dicho incremento va a impactar nuevamente en los medios de pagos en momentos en que la productividad está en el piso.

“En la actualidad tenemos menos de 10 mil millones de dólares en reservas internacionales y tenemos una cantidad de medios de pago en circulación que totalizan 46 billones de bolívares: algo que ni siquiera uno pudiera imaginarse”, afirma el también exfuncionario del Banco Central de Venezuela.

A inicios de 2017 el dólar paralelo se cotizaba en 3.600 bolívares. Esta semana cerró en 38,087 bolívares

¿Usted cree que es exagerada la estimación sobre el comportamiento del dólar paralelo a 50 mil bolívares para finales de año?

—En absoluto. Es difícil determinar cómo va a cerrar el tipo de cambio, porque el bolívar se ha venido devaluando de una manera tan exagerada que no sabemos hacia donde puede llegar esa realidad económica que está afectando a toda la economía venezolana.

Te digo algo más: el tipo de cambio paralelo empezó este año en 3 mil 600 bolívares. Hoy 19 de octubre está en 36 mil 200 bolívares. Ha habido un deterioro demasiado grande del bolívar, cuya causa, fundamentalmente, es porque hay demasiado dinero en circulación y esa es una afirmación que tiene varias aristas.

Una, que hay demasiado dinero, porque se ha estado emitiendo bolívares sin haber recibido un respaldo, como establece la ley desde 1938 cuando se creó el Banco Central de Venezuela, de manera que el BCV puede hacer emisiones de dinero, previa recepción de divisas y de oro. Y hoy en día este Gobierno lo que ha estado es emitiendo dinero sin recibir el oro ni las divisas. De modo que esa gran cantidad de dinero que está en circulación presiona todos los precios hacia el alza y, finalmente, eso se ha traducido en la inflación que estamos viviendo. ¿Hasta donde llegamos? No lo sabemos.

Aquí está anunciado que para noviembre viene otro aumento general de sueldos que pudiera estar en el orden del 60 %. Ese incremento va impactar nuevamente en los medios de pago en momentos en que la productividad está en el piso. Entonces hay más dinero para demandar una cantidad de bienes que no se han movido en la misma proporción que se requeriría.

El Gobierno dice que esa especulación cambiaria forma parte de la guerra económica. ¿Qué piensa usted?

—Sí hay una guerra económica, pero esa guerra económica es la que tiene Nicolás Maduro en su cabeza. Porque él parece que está ideando cómo hacer para dificultarle más la vida a los venezolanos. Esa es la única guerra económica que yo veo. La cantidad de medios de pago en circulación son de 46 billones de bolívares, mientras que las reservas internacionales se ubican en 9 mil 980 millones de dólares.

Cuando yo estuve en el BCV se estableció que por encima de 30 mil millones de dólares se podían considerar reservas excedentarias, cosa con la cual nunca estuve de acuerdo, y esa fue una de las razones por las cuales yo fui despedido como funcionario de la institución. De modo que en la actualidad tenemos menos de 10 mil millones de dólares en reservas internacionales y tenemos una cantidad de medios de pago en circulación que totalizan 46 billones de bolívares: algo que ni siquiera uno pudiera imaginarse. Por eso está escaseando el efectivo, porque si tú tienes unos medios de pagos por ese orden, soportados por unos billetes que no circulan, si tú tomas en cuenta que un cartón de huevos ya te vale 40 mil bolívares, y que es muy difícil pagar esa cantidad en dinero en efectivo. Ten presente, además, que son 40 mil millones de bolívares antiguos, si tú te ubicas en la época de la reconversión monetaria del 2007, cuando entonces apareció el bolívar fuerte.

“Si tú revisas las cuentas del BCV, que soportan la emisión monetaria, entonces te darás cuenta de que son puros financiamientos que el Gobierno le hace a Pdvsa”

Es por eso que es hoy en día es horrible hacer mercado. Si tú vas a abastos que no tienen punto de venta, entonces tú no puedes comprar un cartón de huevos a ese precio; pues ¿de dónde vas a sacar esa cantidad de billetes que te demanda su compra? Un kilo de carne de lomito te vale 120 mil bolívares, cuando a comienzos de año tú lo podías adquirir en 18 mil bolívares. Ahora, con independencia de esta situación, no todo el mundo porta la cantidad de billetes que se necesitan para pagar 120 mil bolívares.

Entonces, esa es una de las causas de la guerra económica, de la que habla este señor. Pero, además, si tú revisas las cuentas del BCV, que soportan la emisión monetaria, entonces te darás cuenta de que son puros financiamientos que el Gobierno le hace a Pdvsa. Así, aquí se invirtió la figura de que yo voy a emitir dinero y lo voy a soportar en las divisas o el oro que recibí; no, aquí es que yo emito dinero para financiar a Pdvsa sin respaldo alguno.

¿Cómo ha visto usted el comportamiento de la canasta de monedas que anunció el presidente Nicolás Maduro?

—Ellos supuestamente están negociando el barril de petróleo en yuanes. El yuan es una moneda que pasó a formar parte de los derechos especiales de giro en el año 2016. Pero esa moneda china representa apenas el 10 % del mercado comercial del mundo, también conocida como renminbi.

Por cierto, que uno se alarma de cómo ha venido variando el tipo de cambio y piensa que es que el dólar está subiendo con respecto al bolívar, pero no es así. El dólar en el mercado internacional viene bajando, pues su índice se ubicaba en 103 dólares a comienzos de año y hoy se ubica en 93 dólares con respecto al resto de las monedas, que existen hoy en el mundo: el euro, el yen, la libra esterlina, el dólar canadiense, la corona sueca y el franco suizo.

Esas monedas conforman el índice dólar, y el cual, como te hice ver, ha bajado 10 puntos. Lo que ocurre es que la baja del bolívar es superior a la baja del dólar. Te repito, a comienzos de año teníamos un dólar paralelo a 3 mil 164 bolívares y hoy amaneció en 36 mil 200 bolívares; es decir, hay un incremento de 1.044 %.

El Fondo Monetario Internacional estima una inflación para Venezuela por encima del 1.000 %. ¿Qué piensa usted?

—Puede estar por encima de esa estimación, porque esta es una economía que la han estado maniatando con medidas que sabemos que ninguna servido, pero que en algún momento tendrán que soltarlas y es cuando nos daremos cuenta exactamente la gravedad de este desastre económico, partiendo del hecho de que son medias que no tienen ninguna lógica económica, que no tienen ningún fundamento.

Asimismo, se estima una caída del Producto Interno Bruto, como se viene produciendo en los últimos. ¿Cuáles son sus números a ese respecto?

—El comportamiento del PIB uno lo ve todos los días, porque cada vez la actividad económica va disminuyendo, y eso se aprecia justamente en la escasez de productos. Aquí no hay productos de ninguna naturaleza, tanto de alimentos, como de medicamentos e higiene. Observa que una gran parte del parque automotor del país está desmovilizado por falta de repuestos y la elevada mano de obra, en cuanto a la reparación se refiere.

Desde 2015 no sabemos cuál es el comportamiento del PIB, ya que el BCV oculta la información, me imagino que por órdenes del propio Gobierno, que lo hace en todos los sentidos, pues estamos frente a un Gobierno que esconde la cabeza como el avestruz cada vez que tiene que referirse a estas realidades. No obstante, se estima que el PIB se contraiga un 15 %, que habría que adicionar a lo que ya venimos acumulando.

Todo eso está conectado en la economía, de modo que una contracción del PIB va a traer como consecuencia, no solamente más hambre, más penuria, más angustia que la que está pasando la gente, sino también mayor inflación, porque hay más dinero por un lado, pero más escasez de productos por demandar. De modo que eso se va a traducir en un incremento enorme de los precios, y eso daría las condiciones para que se dé eso que tú me preguntabas al principio de un escenario de un dólar a 50 mil bolívares para finales de año.

A comienzos de año nadie imaginaba que tú ibas a tener un dólar a 36 mil 200 bolívares, y que hace diez años, antes de la reconversión monetaria, esos eran 36 mil millones de bolívares.

“Desde 2015 no sabemos cuál es el comportamiento del PIB, ya que el BCV oculta la información”

¿La inflación se tragó a esa reconversión monetaria?

—Esa fue una medida que tomaron y en la cual, afortunadamente, yo no tengo ninguna responsabilidad en mi condición de exfuncionario del BCV. Radica en el hecho de que cada diez años se modifica el año base para calcular todos los movimientos económicos. El año base para las comparaciones del comportamiento de las variables macroeconómicas. Entonces se cambió, además del año base, la unidad monetaria, y consistió en quitarle tres ceros al bolívar, y es por eso que tú encuentras particulares que te hablan todavía en términos del bolívar antiguo. Pero este bolívar fuerte para mí ha sido el bolívar más débil que he visto.

En el medio venezolano hay una nueva reconversión virtual, pues cualquier expendedor, por ejemplo, en lugar de decir siete mil bolívares, dice siete bolívares. ¿Qué dice usted?

—Sí, se trata de una reconversión adicional. Ya la gente le quita los tres cero, y me imagino que el BCV tendrá en algún momento que oficializarla. Incluso, he escuchado decir que se van a sellar los billetes presentes, es decir, quitarle tres ceros.

El diputado y economista José Guerra ha propuesto convertir el billete de cien bolívares en un billete de cien mil bolívares. ¿Está de acuerdo?

—Eso tiene sentido, porque esa sería una forma de combatir la inflación, pues aquí la inflación no se ha combatido. Aquí se está padeciendo la inflación y no hay medidas para controlarla. Entonces, la propuesta de José Guerra consiste en adecuar los billetes que están en circulación a la realidad que estamos viviendo actualmente.


Cambiar todo

¿El Gobierno pagará, como ha dicho, los compromisos de la deuda externa para finales de año?

—Esa es una interrogante que todos nos hacemos. ¿Cómo vamos a hacer para pagar esa deuda? Yo pienso que si uno de los personeros del Gobierno saca los reales que se llevaron y que tienen escondidos, eso pudiera usarse para honrar esos compromisos financieros que tenemos con respecto al servicio de la deuda.

En 2018 hay nuevos vencimientos que si aquí hay un nuevo gobierno estoy seguro que el sistema financiero internacional se movería a dar el apoyo que nosotros necesitamos para salir adelante. Un nuevo gobierno que ofrezca unas nuevas condiciones, señales claras al mundo de que tenemos toda la intención de trabajar de una manera correcta, de una manera productiva para desarrollar al país. Sólo así podremos atraer la inversión y tendremos todo el financiamiento que se requiere. Con el actual sistema de gobierno que nos rige, nadie se atreve a venir a invertir su capital, pues caímos en los términos de la improductividad que es hacia donde decae toda economía socialista. Nosotros estamos repitiendo el mismo modelo fracasado en el mundo entero, tras varios intentos a lo largo de la historia de las naciones que no ofrece incentivos para la inversión.

De modo que lo ideal es cambiar todo esto, adoptar un modelo económico distinto donde la productividad sea el norte. Entonces sí pudiéramos tener todos los recursos necesarios para sacar adelante al país, y con una adecuada rentabilidad, para los agentes económicos que participen en esa labor. Pero, por el momento, yo te confieso: estoy demasiado preocupado.