, ,

Departamento del Tesoro de Estados Unidos sanciona a otros cuatro militares venezolanos

Entre los nuevos sancionados está Rodolfo Marco Torres, gobernador del estado Aragua y ex ministro de Alimentación

Por “corrupción y represión” quedan sancionados cuatro nuevos funcionarios, que se añaden a la lista negra de 49 oficiales venezolanos


Redacción La Razón

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha publicado una nueva lista de sancionados en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC). Los nuevos funcionarios que castiga el gobierno de Trump son  Rodolfo Marco Torres, actual gobernador del Estado Aragua y ex ministro de Alimentación; Francisco Rangel Gómez, ex gobernador del Estado Bolívar; Fabio Zavarse Pabón, Comandante de la Zona Operacional de Defensa Integral de Capital de las Fuerzas Armadas Nacionales; y Gerardo Izquierdo Torres, director general de la Oficina de Fronteras.

Los cuatro sancionados, que se unen a los 49 oficiales venezolanos en la llamada lista Clinton, son señalados por haber participado en actos de corrupción y represión. La consecuencia de esta designación es que todos los activos en territorio estadounidense pertenecientes a los funcionarios en quedan congelados y personas o empresas estadounidenses no pueden lidiar con ellos.

“El presidente Maduro y su círculo interno continúan poniendo sus propios intereses por encima de los del pueblo venezolano. Nuestra intención es demostrar que los funcionarios corruptos venezolanos sufrirán consecuencias” declaró el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin en la publicación del Departamento.

“Esta acción subraya la determinación de Estados Unidos de responsabilizar a Maduro y otros involucrados en la corrupción en Venezuela. Hacemos un llamado a las partes interesadas y socios internacionales de todo el mundo para que se unan a nosotros mientras apoyamos al pueblo venezolano para aislar aún más este régimen opresivo”.

La nota expresa que “Mediante sus propias acciones continuas, los cuatro funcionarios designados hoy han abandonado la misión republicana profesional de la institución militar, que, según la Constitución venezolana de 1999, debe ser “sin orientación política … y en ningún caso al servicio de ninguna persona o partidismo político”.