,

GUAIDÓ PODRÍA INVOCAR EL TIAR

El Tratado fue invocado en 1965 para dar luz verde a la intervención militar de la Fuerza Interamericana de Paz, liderada por Washington, en República Dominicana

Venezuela se ha reincorporado al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), conocido como Tratado de Río, que establece el compromiso de defensa mutua entre naciones de la región, ante ataques armados.

El presidente de la Asamblea Nacional,, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por decenas de países, solicitó aprobar con moción de urgencia y sin modificaciones esta ley que ya había sido discutida en el pleno el mes pasado.

«El momento de Venezuela es ya, hay que actuar», dijo Guaidó. El presidente encargado buscan invocarlo ante un ataque del régimen de Maduro contra su autoridad legítima. Esto permitiría una serie de acciones coordinadas de parte de los firmantes del tratado contra los líderes chavistas, desde la ruptura de las relaciones diplomáticas y las sanciones económicas, hasta una posible intervención militar en defensa del gobierno interino.

Guaidó es considerado el presidente legítimo de Venezuela por unos 50 países del mundo, mientras que otros tantos siguen respaldando a Maduro, por lo que la ratificación y aplicación del tratado se haría en base a esta autoridad.

El principal artículo del TIAR es el 3.1 que establece que «un ataque armado por cualquier Estado contra un País Americano, será considerado como un ataque contra todos los Países Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas».

El principal artículo del TIAR es el 3.1 que establece que «un ataque armado por cualquier Estado contra un País Americano, será considerado como un ataque contra todos los Países Americanos, y en consecuencia, cada una de las Partes Contratantes se compromete a ayudar a hacer frente al ataque en ejercicio del derecho inmanente de legítima defensa individual o colectiva que reconoce el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas».

De esta manera, Guaidó y la Asamblea Nacional planean invocar el TIAR ante un ataque del régimen de Maduro contra su autoridad legitima. Esto permitiría una serie de acciones coordinadas de parte de los firmantes del tratado contra los líderes chavistas, desde la ruptura de las relaciones diplomáticas y las sanciones económicas, hasta una posible intervención militar en defensa del gobierno de Guaidó.

Pero no sería inmediato. Guiadó debe primero volver a firmar la adhesión de Venezuela al TIAR, invocando su presunta legitimidad como presidente. Luego esto debe ser ratificado por la Asamblea Nacional, y finalmente debe llegar a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

No se prevé, sin embargo, que haya obstáculos políticos, ya que la mayoría de los miembros del TIAR han reconocido ya ha Guaidó como presidente legítimo.

Pero aún cuando la vuelta de Venezuela pueda lograrse fácilmente, la aplicación del artículo 3.1 no lo es tanto y requiere de una reunión entre los cancilleres de los países miembros.

El TIAR debe ser presentado ante la Organización de Estados Americanos (OEA)

De hecho, el TIAR ha sido invocado en numerosas ocasiones, pero casi nunca derivó en un esfuerzo militar en conjunto y defensivo.

En 1982, por ejemplo, Argentina invocó el TIAR durante la Guerra de las Malvinas y solicitando asistencia en la defensa contra el Reino Unido.

Pero Estados Unidos, primera potencia global, decidió honrar en cambio al tratado de la OTAN, por la cual estaba obligado a prestar ayuda a su aliado británico.

En el plano del derecho internacional, Washington argumentó que el TIAR no podía aplicarse ya que Argentina había sido la agresora al recuperar las islas Malvinas el 2 de abril. Colombia y Chile se plegaron al argumento.

De esta manera, la Guerra de Malvinas hirió de muerte a la legitimidad del TIAR, de acuerdo a numerosos analistas.

En 2001 Estados Unidos intentó invocarlo por última vez, luego de los atentados en las Torres Gemelas en Nueva York, para reclutar a los países americanos en la Guerra contra el Terror, aunque fue en forma simbólica.

Las únicas dos ocasiones en las el TIAR fue invocado con éxito fueron en 1962, para aprobar sanciones contra Cuba en medio de la crisis de los misiles con Estados Unidos, y en 1965 para dar luz verde a la intervención militar de la Fuerza Interamericana de Paz, liderada por Washington, en la guerra civil en República Dominicana.

Hasta el momento Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y México han abandonado el TIAR, que persiste con 17 miembros: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Trinidad y Tobago y Bahamas.