, ,

FELIPE PÉREZ MARTÍ: Venezuela está al borde de la hambruna

“La pobreza está llegando a niveles absolutamente intolerables”

El ex ministro de Planificación, Felipe Pérez Martí considera que los nuevos ajustes golpean severamente a los sectores más vulnerables de la población. Liberaron los precios y hay más productos, pero el ingreso y el consumo de los más desvalidos ha bajado

Enrique Meléndez

         El economista Felipe Pérez Martí, exministro de planificación del finado presidente Hugo Chávez, considera que, si bien las cifras muestran que la hiperinflación ha cedido, ha habido un ajuste draconiano sobre el ingreso real de la gente, y el cual ha perjudicado a las clases más vulnerables de la población.

“El ajuste viene porque la gente no puede comprar. El desgobierno  liberó, en la práctica, los precios. Y hay incluso más productos. Pero el consumo de los más desvalidos ha bajado apreciablemente aún más”, afirma el ex ministro de Cordiplan.

AJUSTE DRACONIANO

         ¿Ha cedido la hiperinflación, si tomamos en cuenta que los últimos reportes de la Comisión de Finanzas de la AN así lo hacen ver?

Ha cedido, pero solo aparentemente. Sí, hay una parte de incremento de precios que ha bajado, hay una parte de incremento de hambre que ha subido. Ha habido un ajuste draconiano sobre el ingreso real de la gente, los trabajadores a sueldo, los desvalidos. Y un aumento de la redistribución regresiva del ingreso y la riqueza.

-Este desgobierno, que  se dice de izquierda, ha perjudicado más, con su ajuste draconiano, a quienes están más vulnerables en la población. Pues su ingreso real ha bajado incluso más que cuando había más hiperinflación, y había ajustes salariales nominales.

-El ajuste viene porque la gente no puede comprar. El desgobierno  liberó, en la práctica, los precios. Y hay incluso más productos. Pero el consumo de los más desvalidos ha bajado apreciablemente aún más. Y la pobreza está llegando a niveles absolutamente intolerables para la gran mayoría de la población.

-Es de hacer notar que ahora hasta el pueblo madurista está que no aguanta. Son generalizadas ahora las quejas entre ellos porque pasan hambre. Tienen vergüenza con sus semejantes. Les da pena con sus adversarios políticos. Ya muchos de ellos no se creen el cuento  de las sanciones como el causante de sus penurias. Mucho menos “la guerra económica” (comillas solicitadas).

-Aunque hay una campaña desde el desgobierno, y desde la oposición cohabitadora más traicionera en el sentido de que la culpa es del “bloqueo”, la gente ya no come coba. Y quiere que salga Maduro, pues esto es intolerable ya, y estamos al borde de la hambruna generalizada.

                              DESORDEN GENERALIZADO

¿Por qué los bancos están dando ahora solo un billete de 50 mil bolívares a los ahorristas? ¿Problemas con el efectivo?

-Hay un desorden descomunal en materia del cono monetario, que viene desde hace un tiempo. Se suman los problemas del sistema financiero, de falta de efectivo. Que se manifiesta de mil maneras.

-La entropía (el desorden generalizado) llega a nivel de los huesos de la economía productiva, del consumo, del transporte, del comercio, de la economía monetaria, que incluye circulación del dólar incluso hasta en los barrios populares. Y en el sistema financiero. Que está que se cae.

-Afortunadamente cae primero Maduro, antes de que eso ocurra. Solo le falta el empujoncito, y eso viene, como dije en mi artículo reciente sobre una asonada militar definitiva que viene en camino.  

EL BONO 2020

¿Venezuela debe pagar el bono 2020 de Pdvsa, que está pendiente este año, y que ha generado una serie de polémicas?

-Sobre este tema no he hecho seguimiento de cerca. Al principio me opuse al pago por razones éticas. Pero luego Ricardo Hausmann, en quien confío completamente, no solo en lo profesional, sino también en lo ético,  se tomó la molestia de explicarme algunos detalles claves, del tradeoff presente. Así que confiando en el buen equipo que han conformado, estuve de acuerdo en apoyar la gestión del gobierno de Guaidó en esa materia.

LA RECUPERACIÓN

¿Necesita el país unos 60 mil millones de dólares para su recuperación?

Es una buena cifra. Alrededor de la cual hay bastante consenso entre los economistas. Se necesita ese empuje. Pero el grueso del dinero de afuera será privado. Solo de venezolanos, hay mucho más que 200 millardos de dólares afuera, que esperan regresar cuanto antes, lo mismo que cerebros para el arranque. Aquí muy pronto va a haber un boom  de dinero fresco y de trabajo e inversión.

         ¿Qué opina de los diálogos, que se están llevando a cabo ahora en Barbados entre el gobierno y la oposición?

-El tema del diálogo, o negociación, en Oslo, ha causado una división bastante grande en las filas opositoras, mientras que ha producido unanimidad y entusiasmo en el desgobierno.

-Se ha dicho que lo racional, lo «político», es hacerlo. Es cierto que se debe negociar racional y políticamente. Una negociación como esta es básicamente una subasta bilateral con información asimétrica. Ese es el modelo básico que sirve para ver correctamente el tema. De hecho, prácticamente todos somos expertos en eso, si lo vemos con cuidado, pues ese modelo teórico no es más que la formalización rigurosa del conocido «regateo». Una verdulera del mercado de Guaicaipuro en Caracas, que no tenga ni primer grado de estudios, sabe más de esto, al parecer, que los «expertos» del Frente Amplio, asesorados por Harvard.

-De hecho, debo precisar y decir que no es que son más expertos los que no han estudiado, al hablar del simple regateo: seremos expertos, en el sentido útil de la palabra, dependiendo de si no estamos sesgados, directa o indirectamente, por el enfoque del enemigo o el contrincante en la negociación, a quien le interesa que veamos el asunto desde su punto de vista y como agentes de sus intereses. Si tenemos el enfoque de los caza-renta, seremos no solo ignorantes, sino dañinos, desde el punto de vista de la gran mayoría de los venezolanos. En realidad, pues, no es cuestión de experticia, sino más que todo de intereses en juego. 

LOS CAZA RENTA

         ¿Un gobierno de transición, a su modo de ver, tendría que ser amplio y, en ese sentido, incluir a los chavistas y los de la oposición?

-El mapa de conflicto correcto no es entre desgobierno y oposición. Sino entre caza-renta, y el resto de nosotros. Entre los corruptos, y el resto de los venezolanos. La  transición va a ser liderada por un gobierno que nos representa a nosotros. No a los caza-renta.

Por tanto, no habrá cohabitación con los chavistas corruptos. Pero sí que hay gente de izquierda honesta, no ligada tampoco a la represión. Ellos son perfectamente bienvenidos a una coalición gubernamental de amplio espectro. Un Pacto Republicano para la recuperación de largo plazo.

Un polvorín a punto de estallar

¿Usted cree que será posible una salida por la vía electoral del gobierno de Nicolás Maduro?

-La cohabitación mutua no es un equilibrio de Nash en el juego que estamos jugando, llamado “del halcón y la gallina”. Es un juego de suma cero, básicamente. Si la oposición decide cohabitar, como lo está haciendo, el desgobierno no va a pelar ese mango bajito: va a jugar coraje, como lo ha hecho antes, y se va a quedar con el territorio. Eso en teoría, claro pues, Maduro sale muy pronto. Y la salida será militar interna, con  apoyo internacional. Eso es un polvorín a punto de explotar. Las torturas y detenciones, a estas alturas, no paran esto, pues por cada uno que detienen, salen ocho a reemplazarlos. Es una insurrección general.